La niebla y la sociedad aparente